Menu

Mamie

Mamie y la fundación del Hogar de la Madre

Por D. Rafael Alonso

Estamos de fiesta. Son veinticinco años de un camino largo pero consolador. El 29 de julio de 1982 seis jóvenes daban comienzo a esta gran aventura. Pensar en Ana Campo, Reme Rodríguez, Conchi García del Pino, Esmeralda Pérez, Mavisa Gómez y Mariví Corroto es pensar también en Mamie. Ella fue inseparable a aquella peregrinación junto a D. Pablo Concepción que nos acompañó en aquellas magníficas jornadas.

Mamie gozó como nadie de esta fundación. Porque nadie como ella había realizado tantos sacrificios para que fuera posible.

El 28 de julio había sido la Audiencia General del Santo Padre Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro a algo más de tres años de su Pontificado. Recuerdo perfectamente aquella audiencia. La peregrinación la constituían cincuenta y cuatro jóvenes que habíamos partido de Toledo. Catorce de ellas pertenecientes a los Grupos de Oración del Corazón de Jesús, algunas otras a distintos movimientos y luego un grupo de jóvenes todavía sin definición.

Yo le pedía a Mamie que rezara durante la audiencia porque quería hacer la fórmula de compromiso
de las jóvenes que ya habían decidido dar comienzo al Hogar de la Madre, apenas empezada la peregrinación en Lourdes y reafirmada más tarde en la ciudad suiza de Lugano, antes de comenzar el recorrido turístico por el lago. Mamie estuvo rezando. Y yo escribiendo. Y el Papa hablándonos con esa fuerza, con ese vigor que nos conmovía a todos. Aquella fórmula quedaría como fórmula de compromiso, en el futuro, para todos los miembros que entrasen en el Hogar.
Al día siguiente nuestros corazones latían con fuerza al entrar en la Basílica de San Pedro porque habíamos decidido que fuera allí el nacimiento del HMJ para simbolizar nuestra fe y fidelidad al “dulce Cristo en la tierra” (Sta. Catalina de Siena). Era un día radiante, el calor de julio romano amenazaba con castigarnos pero al entrar en la Basílica nuestros corazones se sobrecogieron ante la atmósfera de lo sagrado. A la derecha quedaba la capilla de La Pietà, a la izquierda el altar donde reposan los restos de San Pío X, en los primeros pilares de entrada Santa Teresa de Jesús y enfrente San Pedro de Alcántara, dos de nuestros tres primeros protectores. Seguimos penetrando hasta llegar en las inmediaciones del altar de la Confesión y por fin entramos hasta las tumbas de los Papas. Y allí, muy cerca de donde reposan los restos de San Pedro, ante la verja de entrada de la Capilla Clementina, teniendo detrás de nosotros la tumba de Pío XII, las seis primeras del HMJ hicieron su compromiso. Había nacido una nueva realidad asociativa en la Iglesia.

Mamie estuvo presente en todo momento. Se nos “colaron” otras dos chicas: una, la que es ahora la hna. Elvira de las Siervas del Hogar y otra, una chica de Toledo llamada Ester. Además de D. Pablo, Mamie y yo. Todo muy sencillo, todo muy pobre.

La alegría era desbordante. Salimos al exterior y nos sentamos en el suelo muy cerca de donde está la librería vaticana. D. Pablo compró unas fotografías de su Santidad Juan Pablo II, joven, proyectando fuerza espiritual. Y allí pusimos una pequeña dedicatoria, firmamos como recuerdo de ese día y nos la repartió a todos. Yo todavía poseo aquel recuerdo.
¿Cómo vivió Mamie toda esta jornada? Yo ciertamente no estaba en su interior pero se la veía llena de alegría, de gozo, de esperanza. No creo equivocarme si digo que Mamie poseía un interior convencimiento de que algo grande había comenzado en la Iglesia. Y como todo lo grande, al principio muy pequeño. El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza. Nosotros éramos esa semilla, la más pequeña de las hortalizas.

©Revista HM º136 Mayo/Junio 2007

Hermana Clare

Hermana Clare

Estreno en Indonesia de «O todo o nada: Hna. Clare Crockett»

Indonesia es un inmenso archipiélago situado entre el Sudeste Asiático y Oceanía. Cuenta con una población de más de 255 millones de...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo