Menu

Revista H.M.H.M. es una revista bimensual que se publica en español, inglés e italiano. Incluye artículos de formación, liturgia, valores, con entrevistas y testimonios vivos e impactantes de fe.

Mamie

Mamie y el Santo Padre

Por D. Rafael Alonso Reymundo

Mamie nació el 12 de julio de 1908 y murió el 4 de agosto de 1994. En este intervalo de tiempo que constituyó su vida terrena fueron varios los Papas que gobernaron la Iglesia: San Pío X, Benedicto XV, Pío XI, Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.

Su incolora formación catequética o más bien ausente formación, le impidió valorar durante mucho tiempo la figura del Santo Padre. Es más, como a tantos bautizados que no viven su fe, por culpabilidad o por ignorancia (en este último caso está Mamie), al referirse a la jerarquía de la Iglesia, la consideraba como una superestructura de poder, de dominio o lo más benignamente de administración.

Hay que entender que todo variará en Mamie a partir de su conversión.
A pesar de tener una hermana religiosa Hija de la Caridad, ella, aun respetándola y apoyándola en su decisión de servicio a los pobres, no comprendía la dimensión de misterio de santidad y de vida de la Iglesia. Y lo visible de la Iglesia era interpretado de un modo superficial y ramplón aunque fuera inculpable en su raíz.

Pero todo cambió cuando el Señor con su gracia se dignó iluminarla y manifestarle el misterio de la Iglesia.

Me lo contó ella. Fue una gracia tan inmensa y tan grande que ya no podía soportar las conversaciones llenas de rabia y de acusaciones contra la Iglesia. Ahora veía a la Iglesia como la Esposa Virgen de Cristo, en su dimensión de santidad, embellecida como una esposa se embellece para su esposo. No es extraño por tanto que en esta nueva luz que había recibido, la percepción del Santo Padre cambiara radicalmente a partir de su conversión a finales de 1954. Así por ejemplo, en una carta del 8 de diciembre de 1954 dirigida a su hermana, relata la clausura del Año Mariano hecha por Pío XII diciendo: “Querida hermanita: Te escribimos durante un momento de belleza, mamá y yo estamos escuchando la retransmisión de la clausura del Año Mariano en la Basílica de Sta. María la Mayor. Ves que no podríamos haber escogido un momento mejor. Su Santidad habla en este momento. Es emocionante… ¡Ha acabado! La ceremonia solemne ha terminado”.

Se ve la admiración por el Papa Pío XII.

A partir de este momento yo la he visto siempre con un amor extremo al Papa, fuese quien fuese el Santo Padre.

En el verano de 1975 fui por primera vez a Roma con Mamie y la recuerdo llena de alegría, en estado de oración mientras el Santo Padre, Su Santidad Pablo VI, llevaba unos grandes racimos de uva en sus manos, subido en la parte de atrás del coche papal. La oí exclamar varias veces: “¡pobre mártir del Vaticano!”.

Mamie sentía de una manera casi perceptible el sufrimiento del que era el guía de la Iglesia en tiempos de una crisis sobresaliente. Mamie se solidarizaba con el sufrimiento del romano Pontífice, no solamente a nivel teórico sino a nivel existencial, y ofrecía sus sufrimientos corporales y espirituales y su vida de oración para que el Santo Padre pudiera continuar este camino de ofrecimiento por la Iglesia.

Hay tanto que decir sobre el amor de Mamie por el Papa
pero eso podemos hacerlo en otro momento.

©Revista HM 125 Julio/Agosto 2005

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo