Menu

Misiones

Desde Siria


comunidadExtracto de una carta de una religiosa, Servidora del Señor y de la Virgen de Matará a su familia.

Querida Familia: Hola!!! Alabado sea Jesucristo!!! Ya es muy tarde y no puedo dormir, por eso es que me puse a escribir (…) He dado muchas vueltas en la cama rezando el Rosario. (…) Los ruidos de las bombas son cada vez más cercanos y seguidos. No es que tenga miedo, ¡para nada! (…) No puedo dejar de pensar en la pobre gente que está sufriendo. No me queda más que encomendárselos a Nuestra Madre del Cielo para que interceda ante Dios y tenga misericordia de todos nosotros. Y por otro lado no puedo dejar de dar gracias a Dios por todo lo que nos da cada día, aun en medio de tanta confusión.

Como todos sabrán, ya hace más de un año y medio que comenzaron los disturbios en el país. (…) Hoy en día ya se habla de guerra civil. La situación se está volviendo caótica. Ahora nos cortan cada vez más horas de luz y lo mismo pasa con el agua. (...) Como estamos en verano, las temperaturas llegan a 47 grados en el día y por la noche 40. No hay combustible, así que también se va parando el trabajo. (…) La gente está con mucho miedo y triste, sin esperanzas. Hay muchos cristianos que han dejado el país y los pocos que quedan están viendo cómo hacer para irse.

Y nosotros seguimos aquí, haciendo presencia y ayudando en lo que se puede. El otro día me preguntaban si tenía sentido seguir en esta misión tal y como estaba la situación y me quedé pensando y le hice la misma pregunta a Dios. (…) Al rato llegó una señora llorando muy preocupada, pidiendo solo ser escuchada y (...) darle un pequeño consejo, una palabrita de consuelo, un apretón de mano. Después, los jóvenes de la Iglesia nos pidieron si podían venir a quedarse a nuestra casa algunos días para poder hacer algo distinto. Les dijimos que sí e hicimos 3 días de campamento. Aunque no parezca, es muchísimo lo que se puede hacer con la sola presencia, la gente lo valora mucho y para ellos es un ejemplo. Estos mismos jóvenes nos han pedido si pueden hacer Ejercicios Espirituales. Así que también está esa idea, poder hacerles ese bien, para que puedan descubrir la verdad. Para que descubran, en definitiva, a Cristo, el único que merece ser servido, por el cual vale la pena perderlo todo!!!

siriaYo estoy bien, estoy muy bien!!! Tengo tranquilidad y paz en mi alma. Siento la misma felicidad que sentí el día que hice mis votos perpetuos, el día que decidí darle mi vida a Dios para siempre. Y creo que es por eso que estoy tan bien, porque es ahora cuando Él me pide que dé muestras de mi verdadero amor. La única cosa que me tenía preocupada eran mis padres. (…) He pensado muchas veces en dejar la misión para no hacerlos sufrir a ellos. (...) Sin embargo, el otro día cuando hablé con ella y le conté la verdad de lo que estamos pasando, me dijo: “Hija, quédate tranquila que yo estoy muy bien. Por mí no quiero que dejes nada y no olvides que lo más importante es la caridad con los demás. No dudes nunca en dar un plato de comida al que lo necesite, aunque tengas que sacarte la comida de la boca. Cuídense y sean prudentes. Dios los cuida y Él no va dejar que les pase nada”. (…) Es ese el verdadero amor de una madre, un amor desinteresado, que lo da todo sin esperar nada!!! Estoy más que segura que ella en estos momentos se muere por poder tenerme a su lado, pero entiende mi misión, sabe que es Dios el que me ha puesto en este lugar y es por algo, sabe que no hemos sido hechos para este mundo, que aquí solo estamos de paso. (...) Sé que sus oraciones, dolores y sufrimientos hacen que yo esté bien aquí donde estoy. Y sé también que mis oraciones y sacrificios hacen que ella esté fuerte y bien, a pesar de su enfermedad. Dios no nos deja nunca!!! No menos mérito tiene todo lo que hace mi padre. Aunque de modo silencioso y sin expresarlo, sufre igual pero me apoya. Dios les regale el Cielo a los dos porque se lo tienen merecido!!!

Tampoco puedo dejar de dar gracias por mi otra familia, mi Familia Religiosa. Es muy importante el apoyo que me dan mis superiores y la preocupación que tienen por nosotros. Y también mis compañeros de misión que me edifican con su ejemplo y sus ganas de seguir aquí a pesar de todo lo que pasa. (...) No dejen de rezar por nosotros, por nuestra misión, por tanta gente que está sufriendo, por la paz no solo de Siria sino del mundo entero. (...) Sean agradecidos con Dios por todo lo que nos da. No se queden en las pequeñeces y tonteras del mundo, en lo material, en lo que no llena el alma. Cuando tengan cualquier problema o dificultad sepan que hay otro que lo está pasando peor, que hay otro que tiene dolores más grandes, que hay personas que sufren mucho más. Ofrezcan cada cosa de cada día por aquellos que más lo necesitan. Cuiden el alma, porque todo lo demás pasa… Dios los bendiga y María los proteja siempre… Un fuerte abrazo hasta lo eterno!!!

Celina

©Revista HM º170 Enero-Febrero 2013

Hermana Clare

Hermana Clare

Presentación de «O todo o nada» en Treviglio

Las Siervas del Hogar de la Madre presentaron el DVD «O todo o nada: Hna. Clare Crockett», la vida de la Hna. Clare en la Librería «Fonte...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo