Menu

Misiones

Revolución del Amor en Playa Prieta

 

 

revolucion del amor 1

 

Aqui no solo se ha movido la tierra, sino tambien los corazones de muchisimas personas para hacer el bien.

Por Hna Sara Mª Jiménez, S.H.M.

Estamos viendo en primera fila lo que San Juan Pablo II llamaba “la Revolución del Amor”. Él decía que el sufrimiento está en el mundo para provocar el amor. Y, ciertamente, así es. Es impresionante cómo la gente se está volcando con nosotras después del terremoto que hemos sufrido en Playa Prieta. Cuántas personas se han puesto a rezar, cuántas personas han dado todo lo que tienen, hasta sus ahorros. Cuántas se han olvidado de sus problemas o de su dolor para unirse al nuestro. Son tantos los ejemplos que podríamos contar que no caben en esta revista. Y no es exageración. También hay conversiones. Y tantas, tantas, tantísimas personas de todo el mundo, que se rompen la cabeza pensando qué pueden hacer por nosotras, por el colegio, por ayudar… Gracias, muchísimas gracias de todo corazón. ¿No es ésta esa “Revolución del Amor” de la que hablaba San Juan Pablo II? Aquí no sólo se ha movido la tierra, sino también los corazones de muchísimas personas para hacer el bien.

Incluso los trabajadores, los maquinistas que sacan los escombros. También ellos están siendo alcanzados por esta “Revolución del Amor”. Nos pasó una anécdota muy bonita. Un maquinista estaba sacando los escombros y, entre ellos, estaban enterrados grandes hierros. Al sacar una pala de escombros saltó un hierro dirigiéndose directamente a la cara del maquinista. Su máquina no tiene protección de ningún tipo. Yo vi toda la situación y grité: “¡Cuidado con el hierro!”. A cámara lenta el hierro se dirigía hacia su cabeza. Pero dio en el rosario que tenía colgado en el retrovisor, le partió las gafas de sol, y a él no le pasó nada. Volví a gritar desde la montaña de escombros: “¡La Virgen te ha salvado!”. Él cogió con mucho respeto el rosario partido por la mitad, me lo señaló, miró al Cielo, y me hizo un gesto de afirmación con la mano levantando el dedo pulgar. Después me hizo una señal haciéndome entender que se había quedado sin rosario. Le hice un gesto de: “Yo te regalo otro”. El día que le llevé el regalo prometido, su nuevo rosario, me dijo que el rosario que se rompió se lo regalaron para que lo pusiera en la máquina y la protegiera, pero que este rosario se lo ponía él para que la Virgen le protegiera. Ella se está haciendo muy presente en nuestros trabajos.

El jefe de los maquinistas no se quedó atrás. Con un poco de celos, me dijo: “Yo también quiero otro rosario, hermanita”. Antes había confesado que no estaba muy cercano a la Iglesia porque no compartía algunos criterios: “Yo no voy a la Iglesia, hermana, porque no me gustan las personas que se golpean el pecho y luego hacen el mal”. Le dijimos que Dios nos juzgará por lo que hemos hecho nosotros, no nuestros vecinos. Escuchaba. Cuando le entregamos el rosario le propusimos rezarlo todos los días para que la Virgen le ayudase a ser bueno y a ir al Cielo. Al final nos encontramos rodeadas por todos los maquinistas, el jefe, los volqueteros… hablando con ellos del Cielo, de que nos teníamos que ver todos allí, de que había que ganarse el premio con un cambio de vida... La conversación terminó con las palabras del jefe: “Entonces, yo tengo que cambiar mi criterio de la Iglesia, porque yo sí me quiero ganar el Cielo”.

Las visitas de los Obispos también han sido muy alentadoras. Primero vino Mons. José Mario Ruiz Navas, Arzobispo emérito de Portoviejo, el Obispo que nos llevó al Colegio de Playa Prieta. Días después nos visitó Mons. Danilo Echeverría, Obispo auxiliar de Quito. Bendijeron el lugar, a nosotras, rezamos y conversamos. Les experimentamos tan cercanos que les consideramos de nuestra familia.

revolucion del amor 2

Es sorprendente cómo todavía llegan madres de familia pidiendo plaza en el colegio para sus hijos: “Hermana, ¿mi hijo puede estudiar aquí?”. Lo primero que se te viene a la cabeza es decirle: “¿Aquí? ¿Dónde?”. Porque “aquí”, no queda piedra sobre piedra. Esto muestra la gran confianza que los padres tienen en las Hermanas. Aunque lo que ven en estos momentos en el colegio es un caos, saben que saldremos adelante, y que sus hijos tendrán un lugar donde poder estudiar. Un padre de familia nos decía que la estructura no importa: “No hay edificio, pero ustedes tienen la mística, y si ustedes están aquí es suficiente, porque darán esta mística a nuestros hijos”.

He aquí cómo Nuestra Madre sigue y seguirá manifestándose a través de Su Hogar. ¡Démosle gracias continuamente!

Saludos desde Playa Prieta. Muchas gracias por todo a todos.


AGRADECIMIENTO DE LOS GMHM:

Los Grupos Misioneros del Hogar de la Madre quieren agradecer a todos sus benefactores la generosidad con la que están colaborando en los proyectos lanzados tras el terremoto de Ecuador del 16 de abril de 2016. A esa tremenda sacudida de magnitud 7,8 se han sucedido más de mil quinientas réplicas, agravando la situación de las víctimas.

Querríamos poder agradecerles a todos personalmente pero, en muchos casos, los donativos han llegado sin dejarnos una forma de contactar con ustedes.

A través de estas líneas, queremos expresarles nuestro inmenso agradecimiento por haberse sumado a esta “Revolución del Amor” que ha desatado el terrible sismo.

Si alguno de los que han dado su donativo desea desgravar, le agradecemos nos envíe al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sus datos: Nombre y apellidos, dirección postal y electrónica, DNI y cantidad donada.

Que el Señor les bendiga atodos.

POSIBILIDAD DE SEGUIR AYUDANDO:

¿Quieres unirte a la “Revolución del Amor” y colaborar con los Grupos Misioneros del Hogar de la Madre en sus proyectos de emergencia tras el terremoto del 16 de abril de Ecuador?

Necesitamos ayuda para reconstruir el Colegio “Unidad Educativa Sagrada Familia” y poder continuar con la excelente labor educativa, evangelizadora y humanitaria que se estaba desarrollando desde allí. Puedes hacerlo a través de este link: http://www.hogardelamadre.org/es/gmhm/proyectos/ reconstruccion-colegio

Muchas familias lo han perdido todo tras el terremoto. Hemos podido comprobar personalmente muchas situaciones y escuchar muchas trágicas historias. Si quieres ayudar a nuestros hermanos ecuatorianos en esta terrible prueba, puedes hacerlo a través de este link: http://www.hogardelamadre.org/es/gmhm/emergencia

En el Año de la Misericordia, el Señor nos permite ser los buenos samaritanos de tantos hermanos.

GRACIAS POR UNIRTE A LA “REVOLUCIÓN DEL AMOR”.

©Revista HM; º191 Julio-Agosto 2016

 

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo