Menu

Revista H.M.H.M. es una revista bimensual que se publica en español, inglés e italiano. Incluye artículos de formación, liturgia, valores, con entrevistas y testimonios vivos e impactantes de fe.

Santos

Padre Bernardo F. de Hoyos, S.J.

LA GRAN PROMESA

Él y el Corazón de JesúsEl Padre Bernardo de Hoyos fue declarado Venerable por el Papa Juan Pablo II el 12 de enero de 1996. El próximo 18 de abril de 2010 tendrá lugar en Valladolid (España), la  beatificación  del Padre Bernardo Francisco de Hoyos, joven jesuita que impulsó la devoción al Sagrado Co­ra­zón de Jesús por toda España, His­pa­no­améri­ca y Filipinas.

Bernardo de Ho­yos na­ció en To­rre­lo­ba­tón, Va­lla­do­lid, Es­paña, en 1711. Cuan­do tenía diez años de edad, fue en­viado al colegio di­ri­gido por los Pa­dres Jesuitas de Me­dina del Cam­po. El joven Ber­nardo, pro­fun­da­men­te atraído por los novicios, pide el permiso paterno a sus catorce años para ingresar en la Com­pañía de Jesús. Des­pués de tres meses de in­sis­ten­cia, obtiene el permiso de su padre y no sin di­fi­cul­ta­des por parte de la Orden, por su apa­ren­te de­bi­lidad. Con­sigue ser acep­tado como novicio jesuita en el año 1726.

Entre luchas y con­sue­los espirituales pasan los dos años de no­vi­cia­do, lle­gan­do a hacer sus votos. Este día, al recibir la comunión, ve al Señor en la Sagrada Eu­ca­ristía y oye que le dice: “Desde hoy me uno más es­tre­cha­men­te con­tigo por el amor que te tengo” (Libro Vida, libro1 cap. 5).

En 1731 cursa la Teología en el Co­legio de San Ambrosio de Valladolid, hoy actual Santuario Nacional de la Gran Promesa. Esta etapa marcará su vida porque en ella recibirá su gran misión.

Padre BernardoEn 1733, cuando Bernardo tenía 21 años, siendo estudiante de Teología, recibió una carta de su amigo Agustín Cadaveraz que era sa­cer­dote y profesor de Gra­má­tica en Bilbao. Agustín pide ayuda a Bernardo porque tiene que pre­parar un sermón para la octava de Cor­pus. Quiere que le copie y envíe al­gu­nos fragmentos de un libro que había leído en Valladolid, cuyo título era “De cultu Sa­cra­tis­simi Cordis Iesu”, del P. José de Gallifet, sobre la devoción al Corazón de Jesús. Ber­nar­do tomó el libro de la biblioteca y lo llevó a su ha­bi­ta­ción para copiar los párrafos pe­di­dos. Aquella lectura le conmovió in­te­rior­men­te y así lo escribe en su Diario: “Yo, que no había oído jamás tal cosa, empecé a leer el origen del culto del Corazón de Jesús, y sentí en mi espíritu un ex­traor­dinario mo­vi­mien­to, fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor Sa­cra­men­tado a ofre­cer­me a su Corazón, para cooperar cuanto pudiese, a lo me­nos con ora­ciones, a la extensión de su culto”.

A la mañana siguiente, 4 de mayo de 1733, cuando Bernardo estaba ado­ran­do al Señor en la Sagrada Hostia, el Señor le confía: “Quiero, por tu medio, extender la devoción a mi Co­ra­zón en toda España”.

Desde entonces no vivirá para otra cosa y em­pe­zará por publicar con el nombre de Tesoro Es­con­dido, el primer libro escrito en España sobre el Sagrado Corazón. Un libro, fuente de ben­di­cio­nes: El Señor le aseguró que “cuantos leyesen este librito con buena intención, serían aprobados de su Co­ra­zón, el cual a todos con­cedía, entre otros, un don especial: a los pe­ca­dores inspiraciones, por medio de su lectura, para salir de su mal estado; a los justos, ma­yo­res gracias y deseos de caminar a la per­fec­ción; a los perfectos, un amor purísimo y ardentísimo a su Corazón...”

Padre Bernardo y el Sagrado CorozónEl 10 de mayo, relatando una ex­pe­riencia fuerte de oración, concluye así: "Quedó mi corazón como quien ha en­tra­do en un baño o lejía fuerte, que deja consumida en sus aguas toda la escoria de que antes se miraba cubierto. Desde este punto he andado absorto y anegado en este divino Corazón: al comer, al dormir, al hablar, al estudiar, y en todas partes no parece palpa mi alma otra cosa que el Corazón de su amado. Y cuando estoy delante del Señor Sa­cra­men­tado, aquí es donde se desatan los rau­dales de sus dulcísimos favores. Y, como este culto mira al Corazón Sa­cra­mentado como a su objeto, aquí logra de lleno sus ansias amo­rosas" .        

Finalmente, el 14 de mayo será el día que marcará de modo intenso toda la vida de aquel joven jesuita. El Señor le confiará una tarea difícil, pero pre­cio­sa, a la que Bernardo dedicará todas sus energías. Es  la  "Gran Promesa". Después de co­mul­gar, Bernardo ve al Corazón de Jesús rodeado con la corona de espinas y con la cruz. El Señor le hizo en­ten­der que no se le daban a gustar las riquezas de su Corazón para él sólo, sino para que a través de él las co­no­cie­sen otros. Y  le dijo a Ber­nar­do: “Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes”.

En enero de 1735 es ordenado sa­cerdote y ese mismo año, el 29 de no­viembre, morirá pre­ma­tu­ra­mente de tifus a los 24 años. Toda su vida estará marcada por un incansable celo apos­tóli­co y una tiernísima devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Bernardo supo beber en la Fuente del Co­ra­zón de Cristo. El costado tras­pasado del Redentor es el manantial. Pidamos al futuro beato, interceda por nosotros para que por medio del Espíritu Santo seamos fortalecidos en nuestra fe, que el amor de Cristo habite en nuestros corazones y podamos ser así testigos de la esperanza gozosa y eterna que mana del Corazón de Cristo.

MILAGRO PARA LA BEATIFICACIÓN

En 2003 se presentó a la Congregación para la Causa de los Santos la curación de Mercedes Cabezas, esperando que fuese reconocida como milagrosa, como un favor extraordinario atribuido a la intercesión del P. Bernardo de Hoyos, como así ha sido reconocida en 2008.

Mercedes Cabezas Terrero, de 23 años, hija de labradores de San Cristóbal de la Cuesta (Salamanca), tenía una tumoración de grandes proporciones, y quedó curada instantáneamente el 23 de Abril de 1936, después de rezar una novena y de pedir con frecuencia la intercesión del P. Bernardo de Hoyos para su curación.

Más adelante Mercedes Cabezas fundó la Congregación de Operarias Misioneras del Sagrado Corazón.

Mercedes Cabezas murió en Santander (España) en 1993, y los médicos tuvieron que certificar que su muerte fue debida a causas distintas de aquel tumor que padeció en su juventud.

En 2004 el obispo de Santander clausuró el proceso diocesano de la Causa de Beatificación de la Madre Mercedes Cabezas Terrero.

©Revista HM º153 Marzo/Abril 2010

Hermana Clare

Hermana Clare

La Hna. Clare sigue siendo uno de los «Santos de la puerta de al lado»

Hace un año que la Hna. Clare fue invitada a formar parte de la exposición «Jóvenes testigos de la fe. Santos de la puerta de al lado»....

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo