Menu

Revista H.M.H.M. es una revista bimensual que se publica en español, inglés e italiano. Incluye artículos de formación, liturgia, valores, con entrevistas y testimonios vivos e impactantes de fe.

Categoría: Testimonios

Por Hna. Beatriz Liaños, SHM

ninos1

Hace unos días, hablando con un amigo médico, salió en la conversación el tema de la multiplicación de «enfermedades raras», que parece una “plaga” de los tiempos en los que vivimos. Él es un prestigioso neonatólogo, con más de treinta años de experiencia a sus espaldas: una voz autorizada para hablar. Con gesto de preocupación señaló que, en su hospital, el equipo médico de oncología infantil se había triplicado en los últimos veinte años ante la proliferación de cánceres infantiles, de manera especial la leucemia, de la que dijo que “diagnosticaban un caso cada mes, y por temporadas, cada semana”. El diálogo prometía ser interesante, pero tuvimos que interrumpirlo aunque, debo reconocerlo, me quedé con ganas de hacer algunas preguntas.

Un par de semanas después de esta preocupante conversación, me encontré ante una todavía más preocupante noticia: la revista de divulgación científica New Scientist anunciaba que el primer niño probeta con “tres padres”, Abrahim Hassan, había cumplido cinco meses. La técnica utilizada es una versión modificada de la fecundación in vitro para combinar las mitocondrias sanas de un óvulo procedente de una donante, con el ADN de los núcleos celulares de los otros dos padres (óvulo y espermatozoide). El objetivo era obtener un bebé libre de una grave enfermedad neurodegenerativa, el síndrome de Leigh, originado por alteraciones en el ADN mitocondrial de su madre.


ninos4

Apenas terminé de leer, le puse un mensaje a nuestro amigo médico: “Al ver esta noticia en internet, me acordé de la conversación que tuvimos la última vez, cuando comentaste que el cáncer en niños se ha multiplicado en los últimos 20 años. ¿Se estudia si esos niños enfermos han nacido por técnicas de reproducción asistida? ¿Está en relación? Porque imagino que esta rebelión contra Dios, tiene un pago...”

ninos2Él me respondió al vuelo: “Hola hermana: Las barbaridades que se empiezan a hacer con la manipulación genética son enormes. Y todavía son poco conocidas. Y lo peor está a las puertas”. Él no había investigado personalmente la incidencia de cáncer en estos niños, por eso evitó pronunciarse al respecto, pero sí que tenía experiencia de otros problemas. Por eso me dijo: “Lo que sí conlleva la fertilización in vitro es un incremento de las anomalías (enfermedades) metabólicas en los niños. En el aspecto, al nacer, pueden parecer muy normalitos, pero al crecer empiezan los síntomas, en especial los déficits neurológicos. Son muchos de ellos «enfermedades raras» que se llaman, por su baja incidencia, y con tratamientos paliativos carísimos, y por supuesto incurables”.

A este respecto, Nicolás Jouve de la Barreda, Catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, explicó: “Se ha extendido la preocupación por el aumento de casos de neonatos procedentes de las técnicas de fecundación in vitro que muestran bajo peso en el nacimiento y un incremento de 3 a 6 veces de determinados síndromes y enfermedades infantiles”. Y, en el mismo artículo, manifestó su inquietud al conocer el caso que nos ocupa: “La producción de embriones a partir de tres gametos diferentes es una nueva tecnología que implica una mayor manipulación de los gametos y embriones y no hay ni seguridad ni manera de saber cuál sería el impacto en la salud de los bebés no solo hasta los cinco meses (edad del primer niño probeta con “tres padres”, Abrahim Hassan) sino a lo largo de su vida”.

Lo que nos están diciendo estos especialistas es tremendamente serio y de consecuencias tremendamente grandes. Estamos fabricando una generación de niños enfermos. Con todo lo que esto supone de sufrimiento para los niños y para sus propios padres. Por no hablar de cuestiones tan prácticas como los gastos médicos que generan y seguirán generando estos niños…Cito de nuevo al Profesor Jouve: “¿Se piensa que es ético aplicar esta aventura tecnológica con tan pocas garantías de éxito y de tanta inseguridad para la salud de los bebés? ¿Es éticamente aceptable todo lo que es técnicamente posible?”. Y respondo a esta pregunta con palabras de San Juan Pablo II: “El hombre puede construir un mundo sin Dios, pero este mundo acabará por volverse contra el hombre” (Reconciliatio et Paenitentia, 18).ninos3

Es acertadísima la puntualización del Papa Karol Wojtyla: No es Dios el que se volverá contra el hombre, sino el “mundo”: la misma creación herida por nuestro pecado “acabará por volverse contra el hombre”. A este respecto voy a poner un ejemplo muy concreto. Y lo hago con todo el respeto por la persona fallecida y por el dolor de los suyos. Ha sido noticia en Italia la muerte de una mujer de treinta y dos años, embarazada de gemelos, en el quinto mes de embarazo. Esta mujer, había sorteado el problema que la impedía ser madre, acudiendo a las técnicas de reproducción asistida. Todo había ido bien hasta un par de semanas antes de su muerte, cuando tuvo que ser ingresada a causa de una dilatación anticipada del útero. Primero murieron sus hijos. Finalmente murió también ella a causa de una infección. La familia acusa de negligencia al médico que la atendió. ¿Pero no deberíamos volver la mirada al acto primero que ha traído como consecuencia estas muertes? Ahora es fácil acusar al médico y acusar incluso a Dios. Pero estamos olvidando que, el acto primero de este terrible drama, fue un acto de rebeldía contra Dios, por no aceptar la esterilidad. La doctrina de la Iglesia y la más sana antropología consideran al acto de amor conyugal como el único lugar digno de la procreación humana (Cfr. Instrucción Donum Vitae). Si nos fiáramos más de Dios, cuánto sufrimiento evitaríamos. ¿Qué más decir? Solo puedo insistir en la frase que acabo de citar de San Juan Pablo II, y que vemos realizarse ante nuestros ojos como si de una profecía bíblica se tratase: “El hombre puede construir un mundo sin Dios, pero este mundo acabará por volverse contra el hombre”. Y como decía mi amigo, el neonatólogo: “Lo peor está a las puertas”.

©HM Revista; nº194 Enero-Febrero 2017

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo