Menu

Vida espiritual

Invitados a la Renovacón

VII-peq

Por Hna. Karen McMahon, S.H.M.

Ya hemos comenzado el año dedicado a la Fe. Han pasado 50 años desde el gran acontecimiento del Concilio Vaticano II; acontecimiento que ha traído consigo tanto fruto para la Iglesia universal pero que también se ha visto ensombrecido por tanta confusión y manipulación de parte de los medios de comunicación social.

También ciertas almas -que por distintas razones no fueron capaces de penetrar en la profundidad espiritual de los documentos conciliares y los malinterpretaron- han considerado el Concilio como el culpable de tantos males de nuestra época. Nada más falso e irreal.

Este año se convierte en una invitación para que aquellos que aún no hayan leído los documentos del Concilio descubran su auténtico sentido, y para que aquellos que ya los conocen los redescubran.

Cuando la Iglesia se reunió hace 50 años, ¿qué es lo que quería transmitir a un mundo con tanta agitación y tanto cambio? ¿Cuál era su intención?

pablo-peqJuan Bautista Montini, futuro Papa Pablo VI, durante su época de arzobispo de Milán, dijo en una reunión de estudios para sacerdotes que “La Iglesia se dispone a tomar conciencia de sí misma en beneficio de todos. Si realmente somos dóciles a la invitación que el Señor nos hace en el Evangelio, cuando advertía, por ejemplo, a sus interlocutores y contemporáneos que debían darse cuenta de las señales que iban a aparecer, es necesario que también nosotros nos esforcemos por ver los signos de nuestro tiempo”.

El futuro Papa comentaba que esta renovación, si fuese auténtica, podría traer consigo sufrimientos por parte de un mundo que quiere borrar toda huella de Dios de la vida personal y social. Y expresaba de este modo lo que la Iglesia esperaba del Concilio: “El Concilio quiere que nos pongamos en comunicación con el mundo que nos rodea, con los distintos círculos que están en derredor nuestro, con los fieles que se nos han confiado, con esta sociedad tan multiforme que tenemos cerca, con esta mentalidad moderna tan inclinada hacia lo temporal, hacia sí misma, hacia la sustitución de Dios, hacia el laicismo, que es la negación de las relaciones con Dios. ¿Qué es lo que nosotros sabemos del mundo? Podría registrarse un choque muy fuerte. Entraría dentro de la lógica de la historia.

Si al terminar el Concilio hubiese una persecución, no habría de qué maravillarse. ¿Por qué razón? Pues porque nosotros resultaremos inoportunos, como inoportunos fueron los apóstoles, como fue inoportuno el cristiano en la sociedad romana, porque negaba la divinidad del emperador. La palabra cristiana tenía una plenitud y una evidencia propias, y por eso el mundo trataba de sofocarla. Humanamente hablando podría decirse que, en la estela de la historia, sería incluso lógica que, precisamente porque la Iglesia se afirma de ese modo, la mentalidad del mundo tratase de combatirla, de destruirla.

juan-peqY, sin embargo, lo que el Papa espera, lo que la Iglesia espera es la posibilidad de un diálogo nuevo, la posibilidad de un anuncio nuevo, de nuevas amistades, de nuevas esperanzas, de nueva compasión por el mundo que nos rodea. Dios amó al mundo, a ese mundo compuesto por nosotros los hombres, pobrecitos mortales, llenos de miserias, de infidelidades, de mediocridad; Cristo vino y… Vino al mundo para amarlo” (6 de febrero de 1963).

También nosotros tenemos el deber, como cristianos verdaderos, de conocer y defender nuestra fe, de amar a nuestra Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, de difundir la Buena Nueva de Cristo a las almas que mueren a nuestro lado cada día. Que nosotros, con nuestra palabra sumida en el misterio de Cristo y nuestra vida abierta a su plan salvador, que incluye a todos los hombres, podemos dar un sentido nuevo y una esperanza nueva a un mundo que está hambriento del amor auténtico.

©Revista HM º169 Noviembre-Diciembre 2012

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo