Menu

Vida espiritual

RETAZOS sobre GARABANDAL

tresninasEn la página web de Religión y Libertad han ido apareciendo diversos artículos sobre los hechos ocurridos en S. Sebastián de Garabandal (Cantabria, España),  hechos que adquieren especial interés en los momentos históricos que estamos viviendo en la Iglesia. Constituye un informe bastante completo en el que según afirma el autor de varios de estos artículos, Juan García Inza: “ni aprobamos ni negamos nada, sencillamente exponemos los hechos, y que juzgue la Iglesia. Cada cual es muy libre de creer o no en estas revelaciones privadas. Pero sí vemos que tienen cierta conexión con otras apariciones aprobadas por la Iglesia, como son las de Fátima”. Entresacamos también el extracto de un artículo de César Uribarri.

César Uribarri:
   
El 24 julio de 2011 viene publicada una Crónica desde Garabandal, entre la oscuridad y la esperanza con motivo del 50 aniversario de las apariciones en San Sebastián de Garabandal, el 18 de junio del 2011, de César Uribarri.

“Garabandal desconcierta. Éxtasis diarios, de duraciones imprevisibles, en los que las cuatro niñas, en una posición corporal conocidísima (la cabeza arqueada hasta la espalda, de rodillas la mayoría de las veces) subían, bajaban, corrían, se desplazaban por el humilde pueblo, en conversación familiar con la Señora, a la que narraban los hitos de su vida diaria, sus quehaceres, sus ruegos, preguntas, o daban a besar crucifijos, estampas, o entraban en casas, en cocinas, cuartos, establos... a lo largo de las diversas horas del día o de la noche. Pareciera que la Virgen esos años de 1961 a 1966 participara de la vida cotidiana de un pueblo de montaña. Y así fue, la Virgen compartió la vida diaria, no de cuatro niñas, sino de todo un pueblo… Y les iba educando, llamando la atención, haciéndolas ver que para Dios nada es ajeno, pero que todo puede ser para Dios, y que cuando se vive para Dios Él reparte un algo extraño que hace más llevadera la cruz diaria de la vida”.
“Sorprende su llamada de atención hacia la Eucaristía, que adquiere una importancia central en la temática, contenidos y manifestaciones, y que años después sería descuidada del modo más llamativo, llegándose muchas veces hasta el mismo desprecio o sacrilegio. Llamativa profecía unos años antes de que la locura litúrgica anegara la Iglesia. Llegando hasta el paroxismo al anunciar la crisis de la Iglesia, donde sacerdotes irían contra sacerdotes, obispos contra obispos, cardenales contra cardenales. Nada ha dejado de cumplirse, de seguir cumpliéndose”.

En las apariciones de Garabandal ha habido muchas profecías sobre el futuro inmediato de la humanidad y de la Iglesia. En el anuncio profético de Garabandal, Conchita habla de un aviso, un milagro y un castigo para la humanidad.

Juan García Inza
  En el artículo publicado el 29 de mayo del 2010 se ofrecen numerosos datos sobre estos futuros acontecimientos.

Respecto al aviso “será fruto de la justicia de Dios y de su misericordia. De su justicia, porque nos va a purificar de nuestros pecados; de su misericordia, porque nos dará la oportunidad de una mayor conversión en nuestra vida espiritual… Internamente, y esto es lo más importante, veremos nuestra conciencia ante la justicia de Dios; lo que hemos hecho mal y lo que hemos dejado de hacer; en una palabra: una especie de juicio particular en vida”.

Conchita misma ha afirmado: “No puedo decir en qué va a consistir, pues Ella no me ha ordenado decirlo. Y ¿cuándo será?, no me lo ha dicho, así que no lo sé. Sí sé que será visible para todo el mundo; será obra directa de Dios y tendrá lugar antes del milagro. Yo no sé si morirán personas. Únicamente pueden morir, al verlo, de impresión”. Y en otra ocasión afirma:”Ese aviso es como un castigo, para los buenos y los malos: para los buenos, para acercarlos más a Dios y para los malos, para anunciarles que viene el fin de los tiempos y que estos son los últimos avisos”.

Del Milagro Conchita escribe en una nota: “Lo del milagro me lo ha dicho la Virgen a mí sola. Ella me ha prohibido decir en qué consistirá. Tampoco puedo decir la fecha hasta ocho días antes. Lo que sí puedo decir es que coincidirá con un acontecimiento de la Iglesia y con la festividad de un Santo mártir de la Eucaristía; será a las ocho y media de la tarde de un jueves; será visible para todos los que estén en el pueblo y en las montañas de los alrededores: los enfermos que asistan sanarán y los incrédulos creerán. Será el milagro mayor que Jesús ha hecho para el mundo. No quedará la menor duda de que es de Dios y para bien de la humanidad. Quedará una señal del milagro, para siempre, en los pinos. Podrá ser filmado y televisado,”desde donde quiera que esté”.

Después del Milagro, si el mundo no se convierte, Dios enviará un Gran Castigo sobre la humanidad endurecida e incrédula, salvo, consiguientemente, un pequeño resto que será preservado.
En ese mismo artículo se habla de la famosa profecía de los Papas en la que Conchita anuncia que sólo quedan tres Papas (a partir de Juan XXIII). “En los primeros días de junio de 1963 las campanas de Garabandal empezaron a tocar; Conchita, que estaba en la cocina de su casa con su madre Aniceta, exclamó inmediatamente: Las campanas tocan por un muerto. Seguramente es por el Papa (en efecto, Juan XXIII había muerto). Ahora ya no quedan más que tres Papas”. La madre, sorprendida, le pregunta qué ha dicho, ella le responde que la Virgen le había dicho que después de este Papa (Juan XXIII) sólo quedaban tres. La madre le pregunta si entonces vendrá el fin del mundo. Conchita responde, “no el fin del mundo, pero el fin de los tiempos”. Aniceta entonces le pregunta si no era lo mismo. La niña respondió: “a mí fue la Virgen quien me lo dijo: Después de este Papa ya sólo quedan tres y después, el fin de los tiempos” (Diario de Conchita, 5-6-63).

garabandalNo debe confundirse el fin de los tiempos con el fin del mundo. Hay que recordar que el “fin de los tiempos” comenzó a partir de la primera venida de Cristo. El fin de los tiempos se refiere al final de una época. Tras una purificación de la humanidad y la renovación de la Iglesia comenzará otra época donde reine glorioso Jesucristo. Conchita había precisado más tarde que la Virgen dice claramente que, después de Juan XXIII, habrá cuatro Papas más pero que uno de ellos no le tiene en cuenta.  Aniceta no entiende por qué y le pregunta a su hija si será por el motivo de que gobernará la Iglesia por muy poco tiempo. Sin embargo, la Santísima Virgen no explica la causa de la repentina muerte de Juan Pablo I ni cuál es el motivo concreto por el que no le cuenta pero sí indica claramente que el que Ella no cuenta es el que reinará poco tiempo. Así pues, los cuatro Papas, después de Juan XXIII, son: Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Hay que entenderlo así: Sólo quedan tres Papas que gobernarán normalmente a la Iglesia ya que a Juan Pablo I no le dio tiempo a realizar ni siquiera la primera de las grandes reformas que pensaba hacer.

Respecto a la postura de la Iglesia en el artículo publicado el 5 de junio del 2010 afirma que “los Obispos de Santander que han coincidido con este movimiento nunca han aprobado que en Garabandal se diera un hecho sobrenatural. Más bien lo han negado y pidieron a sus sacerdotes y religiosos que se abstuvieran de acudir allí en plan oficial. La Santa Sede, ante el requerimiento de algunos prelados, sobre todo de Estados Unidos, publicó un documento en el que apoya la decisión de los Sres. Obispos de Santander. Acatamos con obediencia esta declaración oficial. Pero debemos decir que lo mismo ocurrió en su día con Lourdes, La Divina Misericordia, Fátima, Medjugorje,  etc. En un principio la Iglesia no aprueba nada, más bien por prudencia lo desaprueba. Si el Señor y la Virgen así lo desean darán pruebas de que aquello es verdad. Y serán los frutos espirituales y apostólicos los que demuestren que allí hay algo que sobrepasa lo puramente natural, que allí realmente está presente lo sobrenatural”.

Una de las objeciones que se ponen en contra de la veracidad de Garabandal es la retractación que hizo la vidente Conchita ante la Jerarquía, en la que “negaba” haber visto a la Virgen. Un laico estudioso de temas religiosos que se firma Maimunan, comenta a propósito de dicha retractación: “la vidente Conchita se retractó en primer lugar ante el administrador apostólico, D. Doroteo, y tiempo después lo hicieron todas ante el Obispo Titular. Si bien no negaron que habían recibido los mensajes, se retractaron de haber visto a la Virgen. ¡sorprendente! Es negar y no negar. De cualquier forma, las negaciones fueron ocasionadas por la presión y amenazas de la comisión, informal y acientífica, que tenía por objeto investigar los hechos, y donde el actuario hacía las veces de notario, abogado, fiscal y juez. Comisión exenta del más mínimo rigor y profesionalidad, con ideas preconcebidas, pero cuyo neurólogo, imbuido de las modas siquiátricas del momento que aplicaba a las videntes, terminó finalmente creyendo en las apariciones. Pero el mal ya estaba hecho”.

El autor ofrece también numerosos testimonios de autoridad, “que no prejuzgan el juicio oficial de la Iglesia, aunque se trate de dos Papas. Pero sí demuestran la categoría de los acontecimientos, que se propagó rápidamente por todo el mundo y traspasó los mismos muros del Vaticano. Son datos que nos pueden ayudar a tomar posiciones sobre unos hechos extraordinarios que siguen vivos”.

Entre los testimonios conocidos, son de resaltar los del Papa Pablo VI, el Papa Juan Pablo II, los de eminentes médicos, sacerdotes y gentes de todo el mundo entre los que resaltan el Padre Pío de Pietrelcina, los del Dr. Ortiz, el Dr. Puncernau, el Dr. Morales, la Madre Teresa de Calcuta, el P. Royo Marín, el Padre Rodrigo, el Dr. Domínguez, el Padre Lucio Rodrigo, S.J. que fue rector emérito de la Universidad de Comillas. D. Valentín Marichalar, que fue párroco de Cosío y Garabandal durante las apariciones. dijo que él no creía al principio pero que después creyó en las apariciones porque recibió una prueba personal e inequívoca que él mismo había pedido a la Santísima Virgen María. Monseñor Joao Pereira Venancio, que fue Obispo de Leiría-Fátima, dijo que “el Mensaje dado por la Santísima Virgen María en Garabandal es el mismo que antes dio en Fátima, adaptado a nuestro tiempo. La Bendita Virgen no pudo decir en Fátima en 1917 sobre la crisis del sacerdocio y la crisis doctrinal, especialmente la Eucaristía, porque no existían tales crisis en ese entonces, por ello lo dijo luego claramente en Garabandal”.

El 30 de Mayo de 1983, el Doctor Luis Morales Noriega, señalado por el Obispo Administrador Apostólico D. Doroteo Fernández como médico  principal en la Comisión investigadora de las apariciones, se retractó de su anterior opinión negativa y reconoció la autenticidad de las apariciones de la Virgen María en Garabandal durante una conferencia que dio en el Ateneo de Santander con una gran afluencia de público y con permiso del Obispo de Santander.

En una ocasión, el autor de dichos artículos preguntó directamente a la vidente Jacinta: “Jacinta, ¿a qué espera Dios? ¿Por qué no actúa ya, y en cambio el mal avanza tanto y cuanto quiere?”. Y como respuesta a mi curiosidad: “Porque quizá cuando lo haga, será tan duro cuanto veas, que desearás que “nos hubiera dado más de este tiempo en el que estaba sin actuar”. “De esta frase – afirma- no he podido deducir ni tiempos ni plazos, sólo he podido ver cómo Jacinta sigue viviendo con sencillez su vida de fe, su piedad en la santa Misa, su cariño y sonrisa con quienes conoce y su pudor y cierto temor ante los desconocidos que la pretenden acosar a preguntas. Y he entendido que los tiempos que vendrán nos excederán humanamente, pero que sólo tenemos el presente para pegarnos a Dios y pedir, día a día, misericordia tanto para el mundo como para la Iglesia, sumida todavía en una dura prueba que ya lleva durando demasiado”.  

En el último artículo de esta serie sobre Garabandal publicado el 25 de febrero del 2013, afirma: “Hoy Garabandal está sumido en el silencio, aunque los mensajes de la Virgen siguen vivos. No sé si se le hizo mucho caso a la Virgen en España. Pero no olvidemos que, por lo visto, la Virgen estuvo años antes en Garabandal (Santander). Somos muy libres de creerlo. Pero creo que es prudente admitir que nuestra Madre nos está tendiendo la mano para llevarnos a Jesús. Lo imprudente es negarlo”.

©Revista H.M. Nº 173 Julio-Agosto 2013

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

InfoFamiliaLibre

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo