Menu

Vida espiritual

La Vida Consagrada

P. José Javier Martín de Passos, S.H.M.

vc

"La vida consagrada... es parte integrante de la vida de la Iglesia, a la que aporta un preciso impulso hacia una mayor coherencia evangélica” (Vita Consecrata 3).

La consideración de la vida consagrada (vc) como perteneciente a la esencia de la Iglesia, nos revela que la estructura fundamental de la Iglesia, no es sólo la estructura jerárquica, que distingue entre laicos y ministros sagrados, sino también la estructura carismática, como se desprende del canon 207, §2 del Código de Derecho Canónico: “En estos dos grupos (clérigos y laicos) hay fieles que, por la profesión de los consejos evangélicos mediante votos u otros vínculos sagrados, reconocidos y sancionados por la Iglesia, se consagran a Dios según la manera peculiar que les es propia y contribuyen a la misión salvífica de la Iglesia; su estado, aunque no afecta a la estructura jerárquica de la Iglesia, pertenece, sin embargo, a la vida y santidad de la misma”. Ya anteriormente, el Concilio Vaticano II afirmó que el estado constituido por la profesión de los consejos evangélicos, aunque no pertenece a la estructura jerárquica de la Iglesia, pertenece, sin embargo, de manera indiscutible, a su vida y santidad (Lumen Gentium 44). Esa expresión “de manera indiscutible” significa que ninguna de las turbulencias que puedan sacudir la vida de la Iglesia será capaz de eliminar la vc, caracterizada por la profesión de los consejos evangélicos; este estado de vida permanecerá siempre como elemento esencial de la santidad de la Iglesia (Cf. Audiencia de San Juan Pablo II, 28-IX-1994).

Así, la vc manifiesta el principio de diversidad funcional en la Iglesia: no pertenece a la constitución jerárquica de la Iglesia, pero sin embargo, “es parte integrante de la vida de la Iglesia, a la que aporta un preciso impulso hacia una mayor coherencia evangélica” (Vita Consecrata 3). (VC 3).

Resulta muy importante contemplar la Iglesia como organismo, cuerpo o pueblo de Dios; porque podría parecernos que si un elemento no es jerárquico, no es una realidad eclesial esencial y consistente. Y sin embargo, “también es obra del Espíritu la variedad de formas que constituyen la Iglesia como una comunión orgánica en la diversidad de vocaciones, carismas y ministerios” (VC 31). La especificidad propia de cada vocación no perjudica a las demás sino que las enriquece. Esta es la llamada, por el Concilio Vaticano II, eclesiología de comunión o de complementariedad.

Un particular don de Dios, como es la llamada a vivir la castidad perfecta, sin duda une objetivamente más a Dios, a quien ha recibido ese don. El voto de castidad no es para el consagrado un elemento aislado o puramente negativo, sino un regalo inestimable de Dios como estímulo de la caridad, como participación singular en la paternidad de Dios y en la fecundidad de la Iglesia, y como testimonio ante el mundo de la vida eterna. No obstante, profesar el voto de castidad no significa, de por sí, un mayor grado de santidad respecto al resto de los fieles cristianos.

vc2Todos en la Iglesia son consagrados en el bautismo y en la confirmación pero la vc supone una vocación distinta y una fuerza específica de consagración (VC 31). Este don objetivo, no sólo para uno mismo sino para enriquecer a toda la Iglesia, debe ser puesto incondicionalmente al servicio de los demás. De este modo, toda vocación en la Iglesia es un don de Dios y, por tanto, el consagrado necesita de los laicos, así como de los ministros ordenados. Sin las demás vocaciones, desarrolladas íntegramente, la especificidad propia de la consagración quedaría empobrecida. El Papa San Clemente, en el siglo I, lo expresaba así: “Tomemos el ejemplo de nuestro cuerpo: la cabeza nada puede sin los pies, ni los pies sin la cabeza; los miembros más insignificantes de nuestro cuerpo son necesarios y útiles al cuerpo entero y colaboran mutuamente en bien de la conservación del cuerpo entero”.

Así, los laicos se santifican principalmente tratando las cosas temporales (LG 31 y en virtud del carácter secular de su vocación reflejan el misterio del Verbo Encarnado en cuanto Alfa y Omega del mundo (VC 16); en los ministros ordenados, a partir de su configuración con Cristo Cabeza y Pastor (PDV 31), emerge, sobre todo, la dimensión de la fecundidad que se hace instrumento mediante el anuncio de la Palabra, la celebración de los sacramentos y la atención pastoral (VC 34); en la VC está particularmente presente la dimensión de la acogida esponsal, con la que la Iglesia hace fructificar en sí misma la vida divina, a través de su amor total de virgen (VC 34b).

Testimonios

Hna. Raffaella Petrini, Hermanas Franciscanas de la Eucaristía

“Siempre he pensado que quería entregarme a algo grande, algo más grande que yo misma. Pero, para ser honesta, nunca había pensado realmente en la vida religiosa. Sabía que Dios tenía un plan para mí y me daba miedo el perderlo. Por eso intentaba prestar atención a los signos en mi vida. Hasta que conocí a la comunidad no había pensado mucho en la vida consagrada. Entonces conocí a las Hermanas y algo cambió radicalmente. Empecé a redescubrir mi relación con Cristo, mi relación personal con Dios en un modo más íntimo. Tengo que decir que básicamente me enamoré y entonces tuve que seguirlo”.

Hermana Azucena María, Hijas de Santa María del Corazón de Jesús

“He considerado el voto de castidad como uno de los votos más bellos y más bonitos porque es entregar mi vida solo para Dios. Es una forma de reparar ese amor que Él primero manifestó por mí, entregándose por mí en la cruz, dándose del todo. En la llamada, Él ha tenido la iniciativa y con su gracia he respondido… Toda mi vida, mi capacidad de amor, de poseer, la vuelco en ese Dios que, hecho hombre, tanto me ama. Soy plenamente feliz siguiendo a Cristo casto e imitándole en su castidad”.

©HM Revista; nº184 Mayo-Junio 2015

Hermana Clare

Hermana Clare

¡Feliz cumpleaños, Hna. Clare!

Hoy la Hna. Clare hubiera cumplido 37 años. Desde su conversión solo tuvo un deseo: consolar al Señor con su vida.

InfoFamiliaLibre

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo