Menu

Vida espiritual

Apariciones de nuestra Señora de Knock

KNOCK

Por P. Dominic Feehan, S.H.M.

El 21 de agosto de 1879, hacia las 8 de la tarde, quince personas del pueblo de Knock en el condado de Mayo, Irlanda, presenciaron una aparición de Nuestra Señora, San José, San Juan Evangelista, un Cordero y una cruz encima de un altar en uno de los muros de la iglesia parroquial. Los testigos contemplaron la aparición bajo una lluvia torrencial durante dos horas, rezando el rosario. Aunque ellos mismos estaban empapados, no cayó ni una gota sobre el muro o la visión.

Fueron quince los testigos oficiales de la aparición, la mayoría de los cuales era del pueblo de Knock y alrededores, y tenían edades comprendidas entre los 5 y los 74 años. Cada uno de los testigos dio su testimonio ante una comisión de investigación en octubre de 1879. La comisión llegó a la conclusión de que los testimonios eran dignos de fe y satisfactorios.

He aquí un relato basado en las declaraciones de aquellos testigos: «Todo el muro posterior de la iglesia estaba bañado en una luz brillante que podía ser vista desde una notable distancia. Todo estaba elevado a unos dos pies (61 cm) del suelo. Había un altar y encima del mismo había un Cordero en pie con una cruz. El altar y el Cordero estaban rodeados de ángeles suspendidos por encima. Alrededor de ellos había estrellas doradas o pequeñas luces brillantes que centelleaban como bolas de cristal».

KNOCK1

«A la izquierda del altar estaban las tres figuras: san José a la izquierda, Nuestra Señora en el centro y San Juan Evangelista a la derecha. El pelo y la barba de San José eran grises y estaba inclinado respetuosamente hacia María. San Juan estaba revestido como para la misa y tenía una mitra episcopal en la cabeza, un libro en su mano izquierda y su mano derecha elevada en señal de bendición. Nuestra Señora tenía un tamaño real, los otros dos eran más pequeños».

«Nuestra Señora tenía los ojos mirando al cielo y las manos extendidas a ambos lados. María era preciosa. Llevaba un vestido y un ceñidor blancos. Un velo caía desde la parte de detrás de su cabeza hasta sus pies. Encima de su cabeza había una corona dorada. Entre la corona y el borde del velo había una rosa dorada. María era casi iridiscente».

Muchas curaciones y milagros han sido documentados en el santuario.

Los milagros empezaron ya a los diez días de la aparición. Una jovencita, Delia Gordon, sufría de sordera y dolor en su oído izquierdo. Mientras visitaba el lugar de la aparición, su madre puso un pequeño trozo de cemento de la pared de la iglesia en su oreja izquierda. Después, durante la misa, Delia experimentó un agudo dolor en su oído, seguido de la completa curación de su sordera y extinción del dolor. Este es solo un caso entre los más de 600 milagros documentados acontecidos a lo largo de los años en el santuario de Knock. Es una prueba más de la poderosa intercesión milagrosa de Nuestra Madre del Cielo.

El arcipreste Cavanagh fue párroco de Knock durante el tiempo de las apariciones hasta su muerte en 1897. Era conocido por su particular devoción a la Virgen y trabajó incansablemente para atender al creciente número de peregrinos.

Unos meses antes de la aparición, el arcipreste Cavanagh comunicó a sus parroquianos su intención de celebrar 100 misas por las almas del purgatorio, a las que Nuestra Señora quería ver liberadas. Terminó de celebrar estas misas poco antes de que tuviera lugar la aparición.

La carga de trabajo del arcipreste fue en aumento a partir del suceso. El número de misas celebradas a diario y de confesiones oídas se incrementó, su correspondencia aumentó muchísimo, llevó un registro de curaciones y concedió entrevistas regularmente. El arcipreste Cavanagh fue ampliamente conocido por su humildad, amabilidad y piedad. Murió santamente el 8 de diciembre de 1897.

El santuario de Knock está situado en el condado de Mayo al oeste de Irlanda. Es el santuario mariano nacional, visitado por más de un millón y medio de peregrinos al año. Desde el tiempo de las apariciones, un gran número de peregrinos de todo tipo se han encaminado al santuario buscando la asistencia celestial de la Virgen. Hubo y sigue habiendo numerosas curaciones y conversiones. Es un lugar de gran paz en el que se puede descansar de los ajetreos de la vida. La aparición de Knock es un poderoso mensaje de esperanza para todos los cristianos, nos invita a reflexionar sobre la importancia de la Eucaristía, de vivir el mensaje del Evangelio y de elevar nuestros ojos hacia el cielo en oración humilde y confiada. Nuestra Señora de Knock sigue concediendo esperanza y sanación a muchos peregrinos.

 

©Revista HM; Nº207 Marzo-Abril 2019

Hermana Clare

Hermana Clare

Presentación de «O todo o nada» en Treviglio

Las Siervas del Hogar de la Madre presentaron el DVD «O todo o nada: Hna. Clare Crockett», la vida de la Hna. Clare en la Librería «Fonte...

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo