Menu
Categoría: Julio

entrada1Peregrinación de jóvenes a Fátima (Portugal), del 18 al 28 de julio de 2017.

En el centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima, cuatro Siervos del Hogar de la Madre y catorce jóvenes realizamos una peregrinación hasta allí desde Madrid, viajando en furgoneta.

Empezamos la actividad poniéndonos bajo la protección de los santos Justo y Pastor con una Misa en la cripta de la catedral de Alcalá, ante la urna con las reliquias de los mártires. Después, continuamos en la casa parroquial de Pozuelo con una emocionante partida de paintball, y otros deportes. Esa misma tarde les entregamos la camiseta oficial de la peregrinación con el lema: “TRIUMPH” (“Mi Inmaculado Corazón triunfará”).

fatima3

A la mañana siguiente, temprano, salimos para visitar el Valle de los Caídos. Nada más llegar y ver un poco el lugar, celebramos la Misa con los Benedictinos; una experiencia impresionante. Después, pasó a saludarnos el P. Santiago Cantera (Prior de la comunidad), y uno de los Hermanos benedictinos se ofreció para explicarnos el interior de la enorme Basílica. ¡Todo un regalo de Nuestra Madre!

Tras un rato largo de juegos y una charla de formación, nos montamos de nuevo en las furgonetas para viajar una hora más hasta Ávila. Allí nos esperaba el P. Higinio, íntimo amigo del Hogar, para llevarnos por los lugares más interesantes de la ciudad hasta el convento de la Encarnación, donde celebramos Misa en la capilla de la Transverberación. Nuestra Madre nos tenía preparada otra gracia: en el refectorio tuvimos un encuentro con una monja carmelita que, con su testimonio, nos dejó a todos con la boca abierta. Más tarde, después de la comida, recibimos otra bomba espiritual: el P. Higinio nos contó su conversión y su vocación al sacerdocio, y muchos chicos al final de la peregrinación reconocerán que aquel momento fue muy impactante para ellos, una fuerte llamada de atención para corregir sus vidas.

entrada3

Continuamos hasta Arenas de San Pedro, donde se encuentra el cuerpo de San Pedro de Alcántara, y aprovechamos, además de la experiencia espiritual, para ir a los ríos cercanos a bañarnos y saltar en las pozas. También organizamos una marcha por la Sierra de Gredos, y terminamos el día rendidos de cansancio, pero con el corazón ensanchado.

La última parada en territorio español fue en el Palancar, el primer convento de la reforma franciscana iniciada por San Pedro. Apenas tuvimos tiempo para hacer una visita rápida, celebrar la Santa misa y comer (con juegos y canciones, claro), pero bastó para que nos hiciéramos una idea de su extraordinaria austeridad.

fatima4

Y, por fin, esa misma tarde, tras un viaje de cinco horas, atravesamos la frontera portuguesa y llegamos a Fátima. Aprovechamos hasta el último minuto de nuestra estancia allí. Primero, visitamos el Santuario, Capelinha y las tumbas de los santos; recorrimos el pueblo de los pastorcitos, rezamos el Vía Crucis, y realizamos la consagración a la Virgen en la Loca do Cabeço. Todas las noches participábamos en el rosario de antorchas y la procesión con la Virgen, en la que podían desfilar cuatro de los chicos mayores del grupo. Otro día, nos desplazamos hasta Santarem para contemplar el segundo milagro eucarístico más importante del mundo.

Canciones, fútbol, juegos e, incluso, una noche en la playa. Nos acogieron también en la comunidad Cenáculo y dos de los Hermanos nos dieron su testimonio de cómo dejaron las drogas y se encontraron con Dios. En fin, ¡no paramos!

El último día, al finalizar la Misa en la Capelinha, dos chicos del grupo entraron en el Hogar de la Madre de la Juventud. Poco después, estábamos ya en las furgonetas saliendo de Portugal. De camino, parada en Salamanca para comer y jugar en un parque, y nos reencontramos con el P. Higinio, que nos llevó a dar una vuelta por el casco histórico de la ciudad. Finalmente, emprendimos rumbo a Madrid, para terminar la peregrinación a lo grande con un festival y la entrega de premios en la casa parroquial de Pozuelo.

Ver álbum de fotos


S

Hermana Clare

Hermana Clare

«¿Qué haces cuando no estás en la parroquia?»

Hna. Susan Joost, SHM (Jacksonville, EEUU): Habló con mucho fuego, sin respetos humanos, buscando la salvación de las almas de los jóvenes.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma