Menu
Categoría: Junio

cajaschicos larga

Peregrinación de chicos a Cajas (Cuenca), Ecuador, del 24 al 27 de mayo de 2018.

cajaschicos1

El grupo del HMJ de Guayaquil quería aprovechar las vacaciones que tenían del 24 al 27 de mayo. Decidimos hacer una peregrinación al Santuario mariano de Nuestra Señora Guardiana de la fe, en el pequeño pueblo de Cajas en la provincia de Cuenca. El Santuario está en un sitio hermoso rodeado de verdes valles y de las montañas de los Andes ecuatorianos.

Comenzamos la peregrinación el viernes madrugando a las 5 h de la mañana para salir de la parroquia a las 6 h en un autobús privado. El cambio de altitud y clima era una cruz que los chicos tenían que ofrecer. Guayaquil está al nivel del mar, mientras el pueblo de Cajas está alrededor de 3,500 metros por encima del nivel del mar. Para algunos de los jóvenes era la primera vez que iban a estar en la Sierra sintiendo el frío.

Llegamos al santuario a las 10 h de la mañana. Primero fuimos al jardín donde tuvieron lugar la mayoría de las apariciones del 28 de agosto de 1988 hasta el 3 de marzo de 1990. Nuestra Madre se apareció a una niña llamada Patricia Talbot que quería ser modelo y seguir el camino de la vanidad. Sin embargo, con el paso del tiempo la Virgen conquistó su corazón y Patricia decidió dedicar su vida a dar a conocer el mensaje de la Virgen: conversión, rezo del rosario y visita al Santísimo Sacramento.

chicoscajas2

En el jardín rezamos el Rosario, cantamos canciones a la Virgen y leímos los mensajes que la Virgen había dado allí. Después del Rosario tuvimos la santa Misa en la capilla. Antes de que comenzara, un joven, Javier Vásquez, entró en el Hogar de la Madre de la Juventud. Luego él dio su testimonio y dijo que sintió mucha paz y alegría pero que no sabía ponerlo en palabras. El P. Peter celebró la misa y las Siervas participaron también cantando, puesto que ellas también estaban de peregrinación con un grupo de chicas. Después de la misa, nos despedimos y dimos gracias a la Virgen y le pedimos que nos ayudase a ser fieles en el camino de la santidad.

El segundo día fuimos al Parque Nacional de Cajas. El Parque está al lado del Santuario. Allí comimos bocadillos y después los que quisieron pudieron ir a escalar una montaña. Muchos estaban inseguros de si ir o no puesto que el tiempo era de frio y lluvia; sin embargo, salieron de sus miedos y se fueron. Cuando comenzamos la marcha eran las 15h y teníamos que salir para Guayaquil hacia las 17:30h. Pensamos que con el poco tiempo que teníamos no íbamos a poder llegar a la cima de la montaña, pero con cada paso que dábamos parecía que sí que íbamos a llegar. Y por fin, ¡llegamos a la cima! Una vez allí tuvimos tiempo para 15 minutos de oración en silencio, contemplando la creación de Dios.

chicoscajas3

Bajar la montaña fue todo un reto. Nos reímos mucho porque el suelo estaba muy mojado y nos caíamos a cada rato. Tuvimos que cruzar varios riachuelos mojándonos las piernas y los pies. Llegamos al autobús a las 17:20 h y pudimos empezar el viaje de vuelta justo a tiempo. En el viaje rezamos la coronilla de la Divina Misericordia, cantamos y algunos durmieron una larga siesta.

Cuando llegamos a Guayaquil cenamos todos juntos. Después los chicos fueron a dormir, cansados tras un día intenso. El día siguiente, el sábado, madrugamos de nuevo a las 5 h de la mañana, para rezar el Rosario de la aurora y tener la Misa después. Luego fuimos a un sitio donde un miembro de la Parroquia nos dejó usar un campo de fútbol que le pertenece. Allí tuvimos también una reunión y la comida. Volvimos a la Parroquia para ver el Campeonato de fútbol: el Real Madrid contra el Liverpool.

El sábado por la noche, como todos los sábados del mes de mayo, tuvimos la cantata mariana en la Parroquia. En ella cada grupo de la Parroquia cantaba una canción a la Virgen. Este año el HMJ elegimos cantar “No tenemos ningún miedo”, una canción alegre que resume muy bien la espiritualidad del Hogar de la Madre.

Después de la cena, la noche era todavía muy joven y fuimos a una vigilia de oración mariana en el parque de Semanes donde tenían exposición del Santísimo y los Padrecitos (sacerdotes) acompañaron cantando canciones de alabanza a Jesús en el Santísimo Sacramento del altar. Cada sacerdote dio una reflexión de 5 minutos para ayudar a todos a rezar.

El día siguiente los chicos pudieron por fin dormir un par de horas más. Tras el desayuno aprendieron cómo hacer pan de plátano. Después de la Misa, en el círculo del Hogar, los chicos pudieron probar el pan que habían hecho y estaba buenísimo. En la reunión muchos chicos dieron sus testimonios personales contando las gracias que habían recibido durante el fin de semana. Muchos tuvieron que sufrir molestias en Cajas, pero eso mismo les ayudó a crecer porque podían ofrecer las molestias como sacrificios.

Estamos agradecidos a Nuestra Madre por todas las gracias que hemos recibido y le pedimos que nos ayude a crecer en nuestra vida espiritual.

Ver álbum fotos

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo