Menu
Categoría: Julio

viajemisionera larga

Primer viaje misionero a Ecuador desde Italia del 10 al 26 de julio de 2018.

estrenolume1

Del 10 al 26 de julio, un grupo compuesto de seis chicas italianas y dos Siervas hemos estado en Ecuador para tener una experiencia misionera, pasando por las tres comunidades que las Siervas del Hogar de la Madre tienen allí. En realidad, la experiencia empezó la semana anterior con unas convivencias en Brignano para prepararse para la misión: espiritualmente- reflexionando sobre el objetivo principal de las misiones, que es anunciar la Salvación a todos aquellos que no conocen a Cristo; psicológicamente- conociendo algunas cosas sobre la cultura ecuatoriana; materialmente- montando los paquetes de medicinas y material escolar para colocar en nuestras maletas. También compusimos el himno, inspirado en el lema que nos dio el P. Rafael: “No te quejes de nada ni de nadie; ofrécelo todo”. Para concluir, asistimos a la proyección del documental de la Hermana Clare- un ejemplo de vida donada plenamente y hasta el final para servir al Señor.

Llegó el día esperado en el que aterrizamos en Guayaquil, un poco cansadas pero muy contentas de empezar la misión. Enseguida nos pusimos en camino hacia Playa Prieta, nuestro primer destino. Allí pasamos las mañanas yendo a las clases del colegio Unidad Educativa Sagrada Familia para saludar a los alumnos, responder a sus preguntas, enseñarles alguna canción en italiano y algún consejo de D. Bosco y escuchar sus recuerdos de la Hermana Clare. En los momentos libres ayudamos a blanquear las aulas del colegio y una tarde fuimos a conocer a la abuela de Valeria, la joven de 15 años, aspirante de las Siervas del Hogar de la Madre, muerta en el terremoto de 2016. Nos contó muchas cosas de su nieta, sobre todo de su amor a Jesús y a la pobreza. Luego nos enseñó su habitación y nos acompañó a la tumba de Valeria, donde pedimos su intercesión para que tener nosotras el mismo amor al Señor.

viajemisionero3

Estando en Playa Prieta también tuvimos la oportunidad de dar catequesis y de llevar las canastas de comida y medicinas a algunas familias que reciben ayuda de Grupos Misioneros del Hogar de la Madre. Una gracia particular de estos días fue oír de las jóvenes del Hogar algunos de sus recuerdos de la Hermana Clare y las cinco chicas fallecidas en el terremoto.

El martes nos trasladamos a Chone. Una experiencia que se nos quedó grabada a todas fue cuando acompañamos a las Hermanas a llevar la Comunión a un enfermo. Conocimos su historia de conversión completa y radical, y de abandono total a la voluntad de Dios incluso en medio del sufrimiento. También estuvimos con las Hermanas en el centro terapéutico femenino “Volver a nacer”, donde van cada semana para ofrecer alguna reflexión que les pueda ayudar a las chicas internas allí para sanar las heridas profundas causadas por una vida de droga, alcoholismo, prostitución u otros problemas. Ha sido una experiencia muy fuerte ver y casi tocar con la propia mano el poder de la infinita Misericordia de Dios. En los momentos libres fuimos a visitar la finca Maria Elisabetta, con la cual Grupos Misioneros del Hogar de la Madre sostiene las familias que reciben paquetes de comida y lo necesario para vivir dignamente, y a la vez ofrece un trabajo y una casa a tres familias y un empleo a varias personas de la zona. Allí hemos ayudado a realizar el jardín que servirá como espacio de reuniones y convivencias.

Los últimos días del viaje los pasamos en la comunidad de Guayaquil, donde ayudamos a limpiar una capilla en fase de restructuración, servimos en el comedor para los niños pobres de la Isla Trinitaria y participamos en las reuniones de varios grupos del Hogar de la Madre. Hemos vivido con las candidatas y algunas chicas del Hogar y han sido momentos muy alegres que nos han ayudado a pensar seriamente sobre cómo reordenar nuestra vida. Para concluir la experiencia, fuimos al Santuario mariano de Schoenstatt, donde hicimos nuestra alianza con la Virgen: agradeciéndole todo lo recibido, pidiendo una gracia particular y haciendo un compromiso para el futuro.

Esperamos ser capaces de testimoniar y vivir todo lo que hemos recibido ahora, al volver a nuestras vidas cotidianas.

Ver álbum fotos

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma