Menu
Categoría: Octubre

tampa larga

Reuniones para familias en Tampa (Florida), octubre 2018.

tampa1

“Éste es el Hogar. Aquí mismo, lo que vivimos en nuestros hogares y en el día a día”. Estas son palabras expresadas por Kevin Hernández, miembro del Hogar de la Madre. Kevin y su mujer Cheryl Hernández han abierto su casa en Dade City (Florida) para las reuniones de formación del Hogar de la Madre. Quizá estas reuniones, que tienen lugar seis veces al año durante el curso, son un fruto inmediato de su propia experiencia en el Hogar y del amor de Nuestra Madre. Dijo Nuestro Señor: “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” (Mt 10,8).

Familias del estado de Florida van en tropel a estas reuniones con el deseo de crecer en su fe, de aprender a rezar y de vivir las mismas virtudes que se vivieron dentro del Hogar de Nazaret. El evento empieza con un “potluck”, una comida en la que cada invitado aporta un plato de comida y la bebida. Después, las Siervas del Hogar de la Madre atienden las necesidades espirituales de toda la familia dando reuniones de formación separados en grupos de adultos, jóvenes y niños. No hace falta ser una lumbrera para saber que en nuestra sociedad están siendo atacados tanto la familia como los jóvenes. La tarea en cuestión no es nada fácil, pero sabemos que al final el Corazón Inmaculado de Nuestra Señora triunfará. Ésta es nuestra esperanza.

tampa2

En esta primera reunión, una de las Siervas dijo: “Son tiempos emocionantes; son tiempos emocionantes porque es precisamente ahora cuando nosotros como católicos debemos proclamar la Verdad con amor, especialmente a los jóvenes de hoy”. La reunión de los adultos estuvo empapada de referencias de un libro titulado “Forja de hombres” por el P. Tomás Morales, sacerdote jesuita que fundó los Institutos Seculares Cruzados y Cruzadas de Santa María y cuya espiritualidad tuvo no poca influencia sobre el P. Rafael Alonso, fundador del Hogar de la Madre. Cuando pides más de los jóvenes, dan más.

Sin embargo, hoy y dentro de nuestras familias, a menudo parece que cuando se trata de la fe pedimos demasiado poco (cfr. “Forja de hombres”). Las Siervas siguieron animando a los laicos del Hogar a examinarse sobre cómo viven la tercera misión del Hogar: la conquista de los jóvenes para Jesucristo. Ciertamente no son tiempos para rehuir de la batalla. Una actitud de satisfacción de sí mismo o de mediocridad, sería una sentencia de muerte en potencia. Cuando las reuniones de los adultos, los jóvenes y los niños concluyeron las familias se reunieron de nuevo para rezar el rosario. Es a Ella, Madre de todos los hombres y Madre de la juventud, a quien confiamos nuestras vidas.

Pedimos que Ella nos dé un celo ardiente para conquistar a la juventud para Jesucristo y que podamos ser la levadura y el testimonio de la Verdad.

Buscar

Redes sociales

Elegir idioma

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo